¿Ves lo que pasa por no preocuparte, Rosario?

13 septiembre, 2018
  compol EPN Peña Nieto Rosario Robles   /    

Uno de los sellos que caracterizaron a la administración del presidente Peña Nieto en el manejo de crisis ante los escándalos mediáticos por corrupción, fue mostrar indignación, patear el bote y voltear a otro lado, apelando a la escasa memoria de los mexicanos. Así sucedió con La Casa Blanca, así también con la Estafa Maestra.

En abril de 2013, ante las denuncias por supuestos desvíos de programas sociales con fines electorales, el presidente Peña le recomendaba a su entonces secretaria de Desarrollo Social: “Rosario, no te preocupes; hay que aguantar, porque han empezado las críticas, las descalificaciones de aquellos a quienes ocupan y preocupan las elecciones”.

No preocuparse frente a una sospecha pública que ha sido reiterada en todo el sexenio, le trajo a Rosario Robles un deterioro constante de su reputación, credibilidad y capital político. No preocuparse está bien, si uno se ocupa de hacer las pesquisas y aclaraciones correspondientes y detiene de raíz el círculo vicioso que ha provocado la sospecha. Si uno mismo no aclara, agota y cierra los temas que afectan la propia reputación, esos temas nos seguirán como fantasmas hasta estallarnos en la cara. Entonces, no habrá “no te preocupes”, por más presidencial que sea, capaz de salvarnos de asumir las consecuencias de nuestra falta de “preocupación”.

Darío Ortiz

Darío Ortiz

Estudios en Mercadotecnia, Análisis Político y Medios de Información

Categorías

¡Sigue nuestras redes!